12 de mar. de 2011

Haley Joel Osment

“En ocasiones veo muertos”, con esta frase del “Sexto sentido” (1999), Haley Joel Osment se hizo famoso en el mundo entero, no solo porqué la película tuviera un gran éxito que ayudó a relanzar la carrera de Bruce Willis además de presentar a un nuevo director promesa, M. Night Shyamalan (aunque este film era su tercer trabajo); si no también porqué Osment ganó el Oscar, el Globo de Oro y el premio del Sindicato de Actores, algo que muy pocos han logrado... y con solo 11 años.

Todo apuntaba a una carrera larga y llena de éxitos, pero como le pasó a Cuba Gooding Jr ,la maldición de los Oscars cayó sobre él. No se podía imaginar que en un futuro próximo, iba a volver a ver cosas muertas... su carrera de actor.

El primer trabajo en televisión de Osment fue en un capítulo de la mítica serie “Barrio Sésamo”, pero su debut en el cine fué, ni más ni menos, en la “multioscarizada” pelicula de Milos Forman, “Forrest Gump” (1994), donde tuvo un pequeño papel al final del film dando vida al hijo de Forrest, interpretado por Tom Hanks. En ese mismo año comienza su trabajo en la serie “El callejón del Trueno” (1994-1995) bajo la piel del benjamín de la familia Tunner; asimismo participa en la comedia protagonizada por el (supuesto) cómico Steve Martin, “Mixed Nuts: un día de locos”


Tras un breve papel en el film “For Better or Worse” (1995), Osment alcanza su primer personaje importante en la comedia con pinceladas lacrimógenas “Bogus” (1995), junto Whoopi Goldberg y el francés Gérard Depardieu. A pesar de su buen hacer en este film, el pequeño Osment no volverá al cine hasta su éxito con Bruce Willis, sin embargo no le faltará el trabajo en TV, tanto en series, como “The Jeff Foxworthy Show” (1995-1997) o junto al “vaquero” más duro de la historia, Chuck Norris, en “Walker Texas Rangers” (1993-2001), como en numerosas TV movies.

Sin embargo, todos estos trabajos son nimiedades comparados con el éxito del “Sexto sentido”. Osment se empachó de recoger premios y todos los productores querían contar con el precoz actor en sus películas.
“Cadena de favores” (2000) con Kevin Spacey y Helen Hunt y “Soldados de Papel” (2000) serán sus dos siguientes proyectos tras la resaca de galardones. La primera bastante mejor, en todos los aspectos, que la segunda, aunque en esta última incluye en el reparto a Pat Morita.

El 2001 marcará el comienzo de su declive, llegaría su primer batacazo fuerte, no por su actuación, de hecho recibió varios premios, si no por el fracaso comercial que supuso “AI: Inteligencia Artificial” del mago Spielberg. Otro "golpe" en el mismo año fue el film “Hijos de un mismo Dios”, la cual no se estrenó en ninguna sala estadounidense. A partir de estos dos filmes, los productores empiezan a perder la consideración que tenían hacia Osment.


Nuestro amigo comienza a probar fortuna como actor de doblaje en filmes de animación, por ejemplo, prestó su voz al inmortal Mowgli en “El libro de la selva 2” (2003).
Pero a su carrera todavía le quedaba vida, así que junto a dos veteranos de lujo, Michel Caine y Robert Duvall protagonizó “El secreto de los McCann” (2003) un film bastante correcto y entretenido, aunque no logró que lo grandes proyectos volviesen a llegar al representante de Osment. Menos aún, cuando la prensa se hizo eco de la detención del actor por conducir ebrio y consumir marihuana.

Por ello,el actor tomó distancias con las cámaras y decidió concentrarse más en el doblaje, sobre todo, se dedicó a poner voz al héroe Sora en todas las entregas del videojuego Kingdom Hearts. Entre doblaje y doblaje, protagonizó el drama deportivo “Home of the Giants” (2007), que pasó sin pena ni gloria por las pantallas americanas.

En este 2011, Osment, al estilo zombie, quiere resucitar su muerta carrera. Para ello, Osment tiene pendiente el estreno de la comedia “Sassy Pants” y el film “Arizona Amazon”; además es muy posible que junto al gran Max Von Sidow protagonice el drama ,ambientado en la 2ª Guerra Mundial, “Truth and Treason”, que se estrenará en el 2012.
Uno de los grandes problemas que tiene Osment, es el mismo que tienen todas las crías de cualquier especie animal, de pequeñas son muy monas y adorables… pero crecen, y pierden el encanto.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada